Concepto de abstracto

La palabra abstracto proviene en su etimología del vocablo latino “abstrahere” que significa separar o sacar.

Abstraerse es quedar afuera, por ejemplo, cuando se dice “está abstraído en sus pensamientos y fuera de la realidad”.

La abstracción como proceso de conocimiento significa captar algunas cualidades de un objeto, dejando de lado las demás, aún cuando la realidad impida esa separación físicamente. El proceso mental de un niño es concreto, la abstracción es una capacidad que comienza a desarrollarse en la adolescencia, por eso en las escuelas primarias hay que enseñar dando ejemplos concretos, de la realidad que el niño conoce.

El arte abstracto, opuesto al figurativo (que comenzó a declinar con la aparición de la fotografía) es un arte no objetivo, que representa formas no naturales, más libres, y surgido de la imaginación de su creador. Comenzó en la década de 1910, y se consolidó en 1950. Propuso un arte no figurativo, con poco color y puramente geométrico. En 1980 surgió una nueva forma de abstracción en el mundo de la plástica, la abstracción sensible, con un retorno al color además de la abstracción, pero defendiendo la sensibilidad del artista. Aunque con menor intensidad que en la pintura, la abstracción también se manifestó en otros campos artísticos como la escultura y la música.

En gramática se denominan sustantivos abstractos a los que designan seres que no pueden verse ni tocarse, de existencia mental; son fenómenos, acciones o cualidades, como por ejemplo, marcha, paseo, pureza, limpieza, blancura, honradez, prudencia. Los sustantivos abstractos pueden reconocerse por su terminación, ya que éstas suelen ser: ad, ancia, encia, ada, ida, ura o ez.