Concepto de auditorio

La palabra auditorio proviene en su etimología del latín “auditorium” y era usada esta palabra en la Roma Antigua para referirse en los anfiteatros (salas destinadas en especial a espectáculos circenses y de luchas), a los lugares donde se acomodaban sentadas las personas que los presenciaban, rodeando el escenario.

Actualmente se denomina auditorio a aquellos que escuchan cualquier tipo de expresión hablada, canciones o música, efectuados en forma pública, ya sean conferencias, discursos, lecturas, conciertos, recitales, obras de teatro, etcétera, en lugares especialmente acondicionados a dicho fin, conformando el auditorio, el público oyente. La capacidad auditiva del espectador es lo que más se desarrolla en estos eventos, con participación pasiva de los mismos, aunque luego, en algunos casos, como en las conferencias, luego pueden preguntar.

El Auditorio es el que luego realizará la crítica de lo presenciado, y a quien está dirigida la charla, obra o espectáculo. Así podemos puede expresarse “El auditorio se sintió muy satisfecho con la obra” o el “La conferencia de tan bajo nivel científico, fue una falta de respeto y una burla hacia el auditorio”

Se conoce también con este nombre al edificio destinado a presentar estos eventos con público oyente, y también a la parte de las salas que los asistentes ocupan. Los sitios del auditorio cercanos al escenario, se llaman plateas.

Es famoso el Auditorio de Tenerife (en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, en España) construido entre los años 1977 y 2003, obra arquitectónica de gran envergadura en un marco natural impactante. La Orquesta Sinfónica de Tenerife tiene allí su sede.