Concepto de balsa

Balsa es un vocablo prerromano que alude al agua que se acumula natural o artificialmente en un hundimiento del terreno de escasa extensión, que tiene varios usos importantes, como ser destinada a la irrigación y al consumo. Las balsas construidas de modo artificial, requieren la impermeabilización del terreno, para lo cual se usan entre otros materiales, arcilla o aglomerado asfáltico.

Es también el nombre que recibe un armazón de ramas, cañas o troncos entrelazados, que se unen con cuerdas para usos de navegación y transporte de mercancías, medio usado por los pueblos primitivos, de hace miles de años, para explorar los ríos y navegarlos.

Concepto de balsa

Cualquier plataforma que se use para flotar en las aguas, realizada con materiales diversos que permitan esta función, con la finalidad de desplazamiento, distracción o pesca, también se conoce como balsa. En Egipto las balsas construidas con cañas comenzaron a sustituirse aproximadamente 2.000 años antes de Cristo por las canoas a remo.

Balsa es también una especie arbórea, de gran altura (pueden llegar a medir treinta metros) cuya madera, blanda y liviana, se usa entre otras cosas, para construir las balsas navegables de las que antes hablamos.

Balsa es además, una población situada en Lusitania, en el actual Estado de Portugal, que aparece mencionada en la obra “Naturalis Historiae Liver IV” del escritor romano Plinio el Viejo, que vivió entre los años 23 al 79 de la era cristiana.

Théodore Géricault, pintor francés, representante del romanticismo, pintó en el año 1819 “La Balsa de la Medusa”. La balsa representada en esta pintura, fue el medio que les permitió salvar su vida a solo 15 personas de las 147 que habían quedado a la deriva, tras el trágico naufragio de la fragata “Mèduse” de nacionalidad francesa.