Concepto de barroco

Deriva de un vocablo portugués que significa “perla de formato irregular”. Es un estilo artístico que durante el siglo XVII y comienzos del XVIII, tuvo vigencia en Europa, manifestándose en la pintura, la literatura, la música, la escultura y la arquitectura. Se introdujo el estilo en América, a través de los monjes jesuitas, mezclándose con los elementos de la cultura aborigen.

Fue una evolución del período renacentista que le precedió, puesto al servicio del sistema político del absolutismo monárquico, forjador de un arte monumental, recargado y lujoso, y del movimiento religioso de la Contrarreforma que inspiró la construcción de templos y se inclinó a llegar a sus fieles, despertando sus emociones través de obras donde predominaba la espiritualidad.

Europa se hallaba en esta época asolada por las guerras, España, en decadencia, y la lucha era acentuada entre católicos y protestantes. Así los artistas a través de sus creaciones trataban de evadirse de esa realidad cruel.

Los temas eran: la historia, la religión, la mitología, los retratos, naturaleza muerta y escenas de la vida cotidiana, dando a las obras movimiento y energía. Se pintaba sobre lienzo, usándose la técnica del claroscuro, con contraste entre ambos, y los tonos cálidos.

Se destacaron en pintura, El Greco y Caravaggio Las imágenes en las esculturas exageraban las expresiones del rostro. En la arquitectura predominaban los decorados, con muchas líneas curvas, volutas (adornos espiralados) y frisos. Se destacó en escultura y arquitectura Lorenzo Bernini. En España se destacaron obras tales como el Panteón del Escorial, y en Francia, el Palacio de Luxemburgo.

En literatura, donde eran abundantes las expresiones metafóricas y las alegorías, se destacaron: Miguel de Cervantes Saavedra, Francisco de Quevedo y William Shakespeare.

La música caracterizada por la técnica del bajo continuo, tuvo como exponentes a Bach y Vivaldi.