Concepto de boceto

La palabra boceto reconoce en el italiano “bozzetto” su origen etimológico, que a su vez constituye el diminutivo del vocablo “bozzo” que alude a una piedra en bruto, falta de pulido. Es por ello que un boceto es un esquema, guía o borrador que antecede a un trabajo en general artístico, pero puede también aplicarse a mapas o ideas.

El boceto tiene un trazado rápido, sin requerir elementos especiales (bastan un papel, un lápiz y una goma de borrar), y sin entrar en detalles que sienta las bases de lo que será la obra terminada, dibujándolo en forma rápida y a mano alzada, para determinar formas, ubicaciones, medidas y controlar espacios. Los bocetos se van a ir perfeccionando desde uno primero, burdo, y realizado sin ningún tecnicismo, plasmando en el papel lo que se nos aparece en la mente como idea, hasta llegar al boceto final perfeccionado, que es casi un reflejo de lo que será la obra final. Este boceto final se denomina “dummy”, que simula lo más fielmente posible lo que finalmente se hará. El boceto cumple en el arte la misma función que un borrador que realizamos antes de realizar un trabajo escrito, que también muchas veces lo llamamos boceto, por extensión.

Concepto de boceto

Ejemplos: “comencé el boceto del diseño que tendrá el mural con el que pienso decorar el muro del colegio” o “la maestra me encargó un boceto de historieta, que luego publicaremos en la revista de la escuela” o “la modista me mostró un boceto de cómo será mi soñado vestido de novia” o “el arquitecto me mostró el boceto de mi futuro casa”.