Concepto de busto

La palabra busto, proviene etimológicamente del vocablo latino “bustum” que se usaba para nombrar la pira funeraria donde eran incinerados los difuntos, pues deriva de “combustum” con el significado de “quemado”. En estos lugares se usaba llevar un retrato o un monumento de la cabeza y torso superior del muerto, por lo cual, tomó esta representación también el nombre de busto, y la parte del cuerpo humano, que se eleva por sobre la cintura, sin incluir los miembros superiores.

Concepto de busto

Un busto es, en sentido artístico una obra, ya sea de pintura, escultura o grabado donde se plasma la figura humana en su cabeza, cuello, hombros (sin incluir los brazos) y el torso superior, pudiendo llegar hasta la cintura.

En el mundo antiguo, diversos pueblos realizaron bustos conmemorativos, como el que puede observarse en Londres, en el Museo Británico, donde se expone el busto del faraón Ramsés II que realizó grandes edificaciones y venció a los hititas en la batalla de Kadesh, en el año 1274 antes de la era cristiana. Sin embargo, los bustos fueron característicos especialmente, de la cultura romana, primero en la Monarquía para completar el culto a sus dioses manes, o antepasados, a quienes se veneraba en cada hogar y también acompañaban los cortejos fúnebres; y luego, en la Roma imperial, se los usó para inmortalizar a sus gobernantes, haciendo bustos en materiales duraderos, como mármol, bronce o en menor medida, granito.

Otro significado de busto es el que hace referencia a los pechos o senos femeninos. Ejemplos: “mi busto es muy pequeño, me gustaría realizarme un implante, para lucir una figura más contorneada” o “para hacerme el vestido necesito tomarme medidas, entre ellas, la del busto”.