Concepto de catedral

La palabra catedral deriva etimológicamente del vocablo griego καθέδρα que puede traducirse como “katédra” de donde pasó al latín como “cathedra” y el significado es “sillón con apoya brazos”, pues allí iban a tomar asiento los obispos cristianos, para ejercer su misión. Así también pasó a designar la sede, el edificio, donde el obispo da sus oficios religiosos, siendo por lo tanto la principal institución religiosa de una diócesis.

La configuración de una catedral, como edificio religioso de mayor majestuosidad que otros templos, aparece recién en el siglo XI, y un siglo después, el arte gótico les va a imprimir un sello de belleza y estilo que las hará fácilmente identificables en el núcleo de los centros urbanos. Las catedrales son, en la arquitectura gótica, el monumento más representativo.

Concepto de catedral

Las iglesias anteriores, de estilo románico eran relativamente bajas, porque todo el peso de la bóveda debía recaer en las paredes laterales. Las bóvedas de crucería del gótico que se apoyaban en pilares reforzados, les permitieron ganar altura, donde pudieron colocarse ventanales, de arcos ojivales, decorados con vitrales, con función estética, pero también didáctica.

Las catedrales francesas de estilo gótico, que se constituyeron en modelos fueron la de Nôtre Dame (París), Reims, Amiens y Chartres.

De esta palabra se deriva “cátedra” pues los maestros tomaban asiento para dar sus explicaciones, siendo las catedrales el primer lugar donde se impartieron conocimientos de teología, latín y gramática, siendo precursoras de las universidades actuales.

Además de tener un sentido religioso y educativo, en las catedrales también se reunían las corporaciones a discutir temas que afectaran sus intereses grupales.