Concepto de color

Los objetos poseen color porque reflejan los del espectro solar o de otras fuentes luminosas y absorben el resto. Si algo se ve de color blanco es porque esa cosa está reflejando todos los colores del espectro. La luz solar se descompone en siete rayos: rojo, naranja, verde, amarillo, azul, azul turquí o añil, y violado. Mediante un prisma puede ser descompuesta la luz blanca en todos los colores del espectro.

Si el objeto es negro significa que absorbió todos los colores pero no reflejó ninguno. Si es roja, es porque está reflejando la luz roja y absorbió los otros colores.

La apreciación de las distintas longitudes de onda entre las radiaciones visibles comparadas nos da la diferencia de color.

Es el órgano de la vista el que es capaz de captar los colores y a través de señales nerviosas las envía al cerebro. El ojo humano necesita de iluminación para poder captarlos.

Son colores primarios el rojo, azul y el amarillo con los cuales pueden formarse los demás colores. El naranja se forma mezclando rojo y amarillo, el verde combinando amarillo y azul; y el violeta, de la unión del rojo y el azul.

También se clasifican los colores en cálidos, como el rojo, naranja y amarillo, y fríos como el azul, el verdoso y el violeta, a los que se asocia con el agua. Los primeros transmiten vigor, alegría y actividad; los segundos, paz y tranquilidad; por eso se dice que estos últimos son ideales para pintar las paredes de las habitaciones destinadas al descanso.

Si se hacen incidir sobre una pantalla radiaciones luminosas de colores diferentes se formará otro color único y distinto.

En la pintura el color es imprescindible para que el artista pueda reflejar sus diferentes sensaciones en la obra.