Concepto de esmalte

La palabra esmalte tiene origen en el vocablo alemán “schmelz”, que a su vez nació como derivado del verbo “schmelzen” con el significado de “fundir”.

Se usa en varios contextos:

Como pintura:

Sirve para dar brillo a cerámica, porcelana, loza, madera, cristal, metal y otros materiales, siendo una sustancia vítrea, transparente, aunque también puede ser opaca.
Para elaborar un esmalte se fusiona cristal en forma de polvo y un sustrato. Se calienta el polvo hasta fundirse.

Este producto se utiliza en la técnica de esmaltado, para otorgar un tinte acabado, brillante y estético a la pieza, a la que también protege, por lo que su uso fundamentalmente es artesanal, decorativo y de conservación. Entre sus usos está la pintura de puertas y paredes, muebles, joyas, marcos de cuadros, carteles publicitarios, parte interna de elementos de cocina, etcétera.

El esmalte vidriado no es combustible y tiene mucha resistencia y duración. Fue conocido desde la antigüedad y usado por civilizaciones tales como egipcios, fenicios, persas y griegos para decorar y proteger las piezas de cerámica. En La Edad Media se utilizó especialmente en el acabado de objetos destinados al culto.

Como cosmético, un esmalte es una laca, un compuesto orgánico, creado en 1924, en base a la idea aportada por la pintura de los automóviles que se fue adaptando y perfeccionando para no provocar daño al organismo, que se aplica sobre las uñas de manos y pies, para resaltarlas y darles color variado, según el gusto de la persona, y brillo. Entre las mujeres egipcias se usaba henna para colorear las uñas. En China con este fin se empleaba una solución de plata y luego cera de abejas, tintes que obtenían de vegetales y goma arábiga.

En Biología, el esmalte dental es una capa dura y fina, de material inorgánico en la parte mayoritaria de su composición, algo transparente y blanquecina, que recubre las piezas dentarias, siendo su parte externa. Debajo del esmalte se encuentra la dentina, también muy dura, que es lo que le da el color al diente. Su espesor crece de abajo hacia arriba.