Concepto de espectáculo

La palabra espectáculo procede etimológicamente del latín “spectaculum”, vocablo integrado por el verbo “spectare” en el sentido de observar, ver, contemplar o mirar, más el sufijo instrumental “culum”.

Un espectáculo es la exposición pública de un hecho, evento o manifestación artística que ex profeso o de modo casual es contemplado por una o más personas que con ello se entretienen o divierten.

La gente puede reunirse intencionalmente para contemplar un espectáculo para pasar un rato distendido y agradable, como ocurre cuando se concurre a presenciar una obra teatral, musical, cinematográfica o circense, que tienen indicado el lugar, fecha y hora de su realización. Algunos pueden disfrutarse cómodamente desde el hogar como ocurre con un espectáculo televisivo y otros exigen el desplazamiento hasta donde se lleva a cabo. En algunos casos son gratuitos y otros requieren que se abone una entrada para poder presenciarlos. Ejemplos: “Iré con mis amigos a presenciar un espectáculo de rock” o “El espectáculo circense fue tan espectacular que no solo los niños, sino también los adultos quedaron conmovidos, aunque el costo de la entrada era muy alto”.

Concepto de espectáculo

Algunos espectáculos que supuestamente son para distraer pueden ser cuestionables por los medios que emplean, como ocurre con las corridas de toros, tan tradicionales en España. Estas formas de diversión que brindan los espectáculos merced al sufrimiento de otros, fueron usadas a lo largo de toda la historia de la humanidad, involucrando en esos actos crueles incluso a seres humanos, como ocurría en el circo romano.

También puede considerarse espectáculo cualquier cosa o suceso espontáneo natural o humano que concentra la atención del público, por ejemplo: “La gente se reunió a contemplar el cielo, ya que el eclipse ofrecía un espectáculo muy interesante”, “la puesta de Sol no por ser algo cotidiano deja de ser un espectáculo digno de admirar” o “Juan se peleó con su novia a los gritos, haciendo un escándalo en plena calle y la gente se reunió a observar el triste, pero a la vez grotesco espectáculo”.