Concepto de glamour

La palabra glamour es francesa y fue tomada del idioma inglés (es por lo tanto un anglicanismo) que a su vez los ingleses tomaron de los irlandeses, que usaban el vocablo “grammar” con el que calificaban a quines tenían el don de escribir o hablar con lenguaje sutil, elegante y agradable. El uso del término comenzó a ampliarse para ser aplicado a todo lo que estéticamente aparece como fino, elegante, de buen gusto, atractivo, don que fue una característica de las estrellas de Hollywood entre las décadas de 1930 a 1950, y luego se extendió a actrices y modelos de todo el mundo, caracterizadas por su singular “brillo” que provocaban admiración tanto en hombres como en mujeres por su gracia y seducción natural, complementadas con la obra de prestigiosos vestuaristas y peluqueros.

Son glamorosas las personas que cuidan mucho su apariencia, y se visten calzan y peinan en lugares considerados como modelos de distinción y calidad, además de lucir los modelos y peinados con soltura y prestancia. Es una combinación de postura, actitud seductora, buen gusto, conocimiento de moda, estilo y refinamiento, lo que además requiere contar con dinero suficiente para adquirir esos productos de calidad y renombre y una educación apropiada para combinar lo intelectual con la belleza física, que si una hermosa mujer se expresa con lenguaje poco apropiado su glamour se verá fuertemente cuestionado.

En Estados Unidos sobre estos temas de moda y belleza femenina aparece mensualmente desde 1939 una revista que lleva precisamente el nombre de “Glamour”, que luego llega a otros países.