Concepto de graffiti

Las paredes de las viviendas o los muros de los baldíos que podemos observar en las calles de la ciudad, para desesperación de sus propietarios y como manifestación artística popular, suelen verse invadidas por muestras de ingenio, que se pintan con aerosoles en esas paredes para comunicar algún sentimiento de amor, nostalgia, contenidos ideológico o ideas de rechazo a algún hecho, persona o agrupación.

En general son dibujos acompañados de textos breves, o solamente estos últimos, y están muchas veces, cargados de humor o de ironía. Por ejemplo: “Todos tenemos una serie de derechos”. Firmado: “los zurdos”. “Si estudiar constituye un camino, el copiarse representa un atajo”. La intencionalidad es expresiva y buscan que quien los lea se sorprenda, adhiera o se sienta identificado con esas expresiones. En general comienzan con una frase coherente, y luego viene el remate que le confiere originalidad, gracia o que se torne impactante.

Se considera una práctica transgresora, pues importa apropiarse de un espacio que no fue creado para ese fin, e incluso puede ser objeto de sanción, por transgredir ordenanzas municipales. Suelen ser muy frecuentes en los colegios, donde se los pinta para taparlos, y poco tardan en volver a aparecer, con renovadas muestras de ingenio. Pueden estar firmados, pero en general, o lo son con nombres de otros, o falsos, o aluden a grupos, para no ser objeto de castigo o reproche. Sin embargo, en ocasiones, alumnos de escuelas de arte son los encargados por pedido de las propias autoridades de pintar ciertos muros para embellecer la ciudad.

Para entenderlos, muchas veces hay que pensar en el contexto y en los involucrados en el texto, pues se basan en la realidad, pero desde una visión diferente, para lo cual es muy frecuente que se recurra al doble sentido.