Concepto de manierismo

El manierismo (de “maniera”, manera o estilo semejante a otro, a la manera de otro artista, pero dándoles su propia impronta) aparece a fines del siglo XVI, en Europa occidental, como expresión del renacimiento tardío, pero en forma crítica a él, a causa de la crisis religiosa, política y económica, estando basados “o a la manera de” renacentistas como Miguel Ángel, que comenzó a usar él mismo técnicas manieristas y transgresoras, con la cúpula de San Pedro en Roma o la capilla de los Médici. Son sus representantes, los arquitectos de la escuela de Venecia, Andrea Palladio (1508-1580) que creó su propio estilo combinando formas clásicas con ornamentaciones y Giacomo Della Porta (1540-1602).

Las formas escultóricas, adquieren dramatismo, hay tensión en los movimientos, posiciones complicadas; y la libertad creativa quita la dependencia a las medidas, al espacio y a los formatos; o sea liberándose de la verdad sensitiva, de la realidad, para expresar sus propias visiones. En pintura se usan colores artificiales, contrastantes y fríos

Son otros ejemplos de manierismo, Benvenuto Cellini con su escultura fabricada en bronce, entre los años 1545 y 1554, “Perseo”, donde el héroe aparece parado sobre Medusa, su víctima monstruosa, cuya cabeza, sostiene tomada de los cabellos en su mano izquierda; y El Greco en pintura con el “Entierro del Conde de Orgaz” (1541-1614) con la representación de la muerte terrenal abajo, y el más allá en la parte superior del cuadro, con colores estridentes, iluminación no natural, para enfocar lo que al artista le interesa destacar. Las figuras se presentan alargadas, móviles, retorcidas y recortadas en los laterales, con desnudos en la parte alta, todas características que corresponden al manierismo. Le sucedió luego, el estilo barroco, en el siglo XVII.