Concepto de mecenas

La palabra mecenas alude al nombre de un personaje integrante de la corte del emperador romano Augusto, y también su consejero, llamado Cayo Clinio Mecenas que vivió entre los años 70 y 8 de la era precristiana. Este hombre adinerado y prestigioso de estirpe etrusca tomó bajo su protección a muchos jóvenes artistas, entre ellos, a los poetas Virgilio y Horacio y gracias a su aporte, estos genios literarios pudieron desarrollar su talento. En honor a Mecenas, Virgilio escribió sus “Geórgicas”.

Concepto de mecenas

En la Edad media, fue la iglesia la que tuvo el rol de ejercer el mecenazgo de las obras de temáticas religiosas, para ocupar también ese rol desde la Baja Edad Media los monarcas que poco a poco iba recuperando su poder. También los integrantes de la aristocracia se fueron transformando en mecenas.

De allí que un mecenas a partir de la segunda mitad del siglo XVI, y especialmente desde el Renacimiento, donde resurge la creatividad y el redescubrimiento del arte clásico, donde tuvieron una importancia enorme, designe a aquellos particulares que protegen personal y económicamente a los artistas y literatos, y promueven su quehacer, para que puedan expresar su arte y su talento, y éste se divulgue, despreocupándose de las cuestiones económicas.

O sea son mecenas, los patrocinadores, los que apoyan sin interés económico a los artistas y a los hombres de ciencia. Entre estos mecenas del Renacimiento descollaron los integrantes de la familia florentina de los Médicis, originariamente dedicados a la actividad financiera, que se convirtieron en influyentes mecenas del arte y la arquitectura renacentista, patrocinando entre otros grandes artistas, a Miguel Ángel Buonarotti.

En la actualidad también existen los mecenas. Distintas organizaciones, muchas de ellas dedicadas al comercio, la industria o la banca, a través de fundaciones promueven el desarrollo de las letras, las ciencias y las artes, a cambio de lograr un buen nombre.