Concepto de miniatura

Del igual vocablo italiano, la palabra miniatura deriva a su vez del latín “minium” un elemento de color rojo, con que se fabricaba la tinta con la que se dibujaban los códices. Así paso a nuestro idioma.

En el arte las miniaturas fueron usadas desde la antigüedad, por ejemplo en “El Libro de los Muertos” de los antiguos egipcios, alrededor del año 2000 antes de la era cristiana, pero especialmente en el medioevo, para ilustrar textos, dándoles colorido, explicación y permitiendo ubicar al lector; refiriéndose al contenido expuesto en el mismo, en general religioso, propios de esta etapa histórica. Las miniaturas se tornarán más laicas durante la modernidad, con el advenimiento de la filosofía humanista. Las miniaturas perdieron importancia con la aparición de la imprenta. Estas miniaturas no tenían ninguna relación con el tamaño de las ilustraciones sino con el “minium”, como ya dijimos.

Concepto de miniatura

En otro sentido, se usa la palabra miniatura, para nombrar toda cosa de tamaño muy pequeño (mini) siendo la diferencia entre pequeño y miniatura, establecida con criterio subjetivo. En general, las miniaturas tienen pocos milímetros o centímetros, dependiendo de lo que se trate, ya que por ejemplo, representar una casa en miniatura puede ser realizado en un tamaño, por ejemplo de un metro, pero sigue siendo demasiado pequeño (miniatura) si la comparamos con una vivienda real. En cambio cuando decimos que la letra de alguien es una miniatura, es porque apenas podemos leerla o necesitamos de una lupa para hacerlo, ya que la escritura en general consta de letras pequeñas. Las miniaturas entonces son representaciones muy diminutas, relacionadas con un modelo. Ejemplos “esa pollera es una miniatura, casi se ve tu ropa interior” o “esta bebé es una miniatura, nació con muy bajo peso”.