Concepto de rococó

La palabra rococó fue tomada por el francés, del latín vulgar “rocca” como “roc “ con el significado de roca y de allí surgió “rocaille” para designar despectivamente por sus críticos, las decoraciones hechas con ese material de conchas y piedras, que le daba a las expresiones artísticas forma irregular.

El rococó fue un estilo artístico individualista y refinado, variante del barroco, que surgió en el siglo XVIII, especialmente durante el reinado del francés Luis XV, que gobernó entre los años 1715 y 1774, con la influencia de madame de Pompadour, una de sus más célebres amantes.

Al igual que el barroco, el rococó presenta libertad de formas, en su mayoría intrincadas, lujo, movimiento, y ornamentación, pero los adornos del rococó son más delicados, más pequeños y menos recargados. Los colores son claros y luminosos. Mientras el barroco se circunscribía a ser el arte del monarca absolutista Luis XIV, el rococó es más social, alcanzando a la burguesía y trascendiendo la vida cortesana.

Los temas son muy poco religiosos, pues la mayoría se refiere a la vida en la corte, desnudos, y escenas pastoriles y galantes, o sea, los temas son propios del humanismo, de la vida cotidiana y de la naturaleza.

Si bien el exterior de los edificios tenía formas simples, predominando lo circular y con grandes ventanales; el interior era decorado en forma sutil, pero suntuosa. Esta tendencia se vio también reflejada en la ropa, en los peinados, en el mobiliario, en los carruajes y las embarcaciones, y se expandió a otros países, como a Alemania, donde también abarcó lo religioso. Fue reemplazado por el estilo neoclásico alrededor del año 1770.