Concepto de saxofón

La palabra saxofón alude al nombre de quien inventó este elegante instrumento musical de viento, de cálido sonido, que fue el belga Adolphe Sax (su verdadero nombre era Antoine Joseph) que vivió entre 1814 y 1894 y se dedicaba a fabricar estos instrumentos como herencia familiar, ya que su padre construía instrumentos de viento.

Fue uno de los instrumentos que más recientemente se incorporó a la orquesta, y hoy es muy valorado, por ejemplo en las bandas de Jazz y en las militares. Por ejemplo compositores clásicos como Mozart (1756-1791) o Beethoven (1770-1827) no lo conocieron, y por ello el saxofón no está incluido en sus partituras. El primer profesor de saxofón fue justamente su creador, Sax, que ejerció su función docente en el Conservatorio de París desde 1857. Se lo llama también, abreviadamente, “saxo”.

El saxofón de Adolphe Sax fue presentado en París, alrededor del año 1842, teniendo la forma de un tubo cónico de latón, cuyos extremos se mostraban curvados y en sentido contrario, imitando una letra J, tal como en el clarinete bajo, instrumento que ejecutaba Sax. Ante el buen recibimiento, el inventor lo realizó luego en seis tamaños diferentes. Se crearon el saxo tenor, el bajo, el sopranito, y el contralto entre otros.

El saxo es un instrumento de madera, pues la lengüeta de ese material es la que produce el sonido, aunque el resto es metálico. Tiene boquilla de madera y caña un poco más grande que la del clarinete. Consta además de varias llaves. El que lo toca se denomina saxofonista.