Concepto de suntuoso

Derivado etimológicamente del latín “sumptuosus” vocablo integrado por “sumptus” = “tomar bajo su cargo el costo de una cosa” y “osus” que indica abundancia, la palabra suntuoso tiene el significado literal de designar lo que resulta muy caro o costoso, pasando luego a usarse como adjetivo que califica las cosas lujosas o que poseen magnificencia, pudiendo también aplicarse a los seres humanos, que se destacan por su brillante personalidad.

Ejemplos de uso: “su suntuosa vivienda no coincide con su humilde aspecto”, “Juan gastó todos sus ahorros en realizar una fiesta suntuosa celebrando los 15 años de su única hija”, Martín se compró un auto suntuoso con el que pretende deslumbrar a sus amigos”.

Concepto de suntuoso

El imperio persa se destacó por su suntuosidad, al punto de deslumbrar al gran conquistador griego Alejandro Magno, que se apoderó del imperio en el año 330 antes de Cristo. El Imperio persa comprendía muchos puebles de culturas diversas, pero el rey tenía un dominio absoluto sobre todos y su vida realmente podía considerarse suntuosa: vivía rodeado de lujos, en palacios de mármol y piedras, degustando banquetes y ostentando joyas carísimas. Alejandro Magno fundó su propia ciudad Alejandría, en el norte egipcio, tan suntuosa que muchos de sus templos y palacios se hundieron por su propio peso.

El arte es suntuoso, cuando usa materiales costosos, como oro, plata o porcelana, o pertenece a un artista muy cotizado.

La suntuosidad fue despreciada por el cristianismo medieval, y el actual Papa Francisco pidió a los sacerdotes en la misa de Semana Santa del año 2014, no ser ni suntuosos ni presuntuosos, o sea, no rodearse de lujos, ni sentirse más importantes que el resto de los mortales, sino estar al servicio de ellos.