Concepto de tango

En el idioma idibio, hablado en Níger-Congo, y en concreto en su término tamgú, que viene a significar “bailar al son del tambor”, parece encontrarse el origen del actual concepto de tango. Aunque hay que subrayar que la palabra ha ido evolucionando por distintas zonas y lugares a lo largo del tiempo, de ahí que en el siglo XIX tanto en Canarias como en algunos enclaves de América se entendía como tango a la “reunión de negros para bailar al son del tambor”.

Centrándonos ya en su significado actual hay que subrayar que dicha palabra que nos ocupa viene a definir un estilo musical tradicional, propio de Uruguay y Argentina, que ha sido fruto de la fusión cultural entre los nativos de Río de la Plata y los emigrantes europeos que eran descendientes de esclavos de África.

Esa mezcolanza dio lugar a este género que simboliza el fenómeno que tuvo lugar en Argentina en el siglo XIX cuando se produjo el mestizaje, en todos los sentidos, de los autóctonos con la multitud de emigrantes europeos que llegaron a estas tierras americanas.

Como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad está declarado el tango que, en cuanto a sus letras, tiene cierta similitud con el blues. ¿Por qué? Porque ambos géneros apuestan, en gran medida, por hablar de las tristezas del hombre y especialmente por aquellas que se deben al mal de amores.

El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española más concretamente expone que el tango es un baile rioplatense en el que la pareja baila entrelazada al ritmo de la interpretación de una forma musical binaria y con compás de dos por cuatro.