Concepto de abigeato

El abigeato, del latín “abigeātus”, con el significado de arrear, ya que estos animales no podían cargarse en los hombros, es un delito, conocido vulgarmente como cuatrerismo, que describe como conducta punible el robo de ganado, equino, vacuno, porcino, caprino u ovino, o de otros animales, descartando los bípedos. Se puede cometer el ilícito mientras los animales están en la propiedad de su dueño o cuando son trasladados. Es un acto ilícito muy frecuente en países ganaderos, y se realiza con el fin de faenarlos o comercializarlos, en especial en épocas donde aumenta el precio de la carne de estos animales, lo que representa una pérdida para el dueño de los mismos, también competencia desleal y riesgos para toda la población ya que pueden llegar a adquirir carnes de animales que no tengan control sanitario.

Concepto de abigeato

Entre los antiguos romanos, siendo la actividad agropecuaria la más importante de sus labores, el abigeato se consumaba al robarse un cierto número de animales (un caballo, dos vacas o asnos, cinco cerdos, etcétera) que se extrajeran del establo o del pasto. Fue condenado con penas graves que podían llegar hasta la muerte. Las leyes de Partidas condenaron con la muerte al que realizara este delito con habitualidad.

En Argentina, la zanja de Alsina, fue un sistema de defensa contra el abigeato que practicaban los malones de aborígenes, y fueron construidas entre 1876 y 1877 al oeste de la provincia de Buenos Aires.

El Código Penal argentino diferencia en la graduación de las penas el número de cabezas que han sido hurtadas, si participaron más de tres personas, si en el hecho actuó alguien que críe animales o los comercializa, y si se ejerció o no violencia.