Concepto de acuerdo

El acuerdo supone la existencia de al menos dos voluntades, que llegan a acercar sus diferencias para tomar decisiones o accionar en conjunto.

Cotidianamente se efectúan acuerdos en el seno de las familias, entre amigos, en el ámbito escolar o laboral, como por ejemplo cuando decimos “nos pusimos de acuerdo sobre donde vamos a ir en las próximas vacaciones” o “acordamos con el profesor la fecha del examen” o “realizamos un acuerdo con el maestro para tener menos tareas si nos portamos bien”.

Puede ser tomada por los miembros de una junta o un tribunal, para decidir sobre una cuestión sometida a su imperio. En Argentina cuando los jueces que integran un tribunal colegiado emiten una resolución en común sobre temas que no le fueron impuestos a su decisión, se denominan acordadas. Se refieren a diferentes temas, como nombramiento de empleados u horarios de atención.

Los pactos o contratos son acuerdos de voluntades, pues las partes que los perfeccionan necesitan coincidir en todos los aspectos del mismo, para que pueda llevarse a cabo en la práctica y tenga efectos legales. Su objeto debe ser lícito para poder hacerlo valer en justicia si la otra parte no lo cumple. Los acuerdos pueden ser verbales o escritos, salvo que la ley prevea que deban ser escritos o rodearse de solemnidades especiales como cuando se requiere por ejemplo, en la venta de inmuebles la escritura pública.

En materia de divorcios, éstos pueden ser contradictorios, si existe una causal que pueda invocarse contra el cónyuge, como por ejemplo, adulterio, y en este caso se aspira a que el denunciado sea declarado culpable; o de común acuerdo, donde marido y mujer aceptan su responsabilidad conjunta y solicitan al Juez que homologue su decisión.

La expresión “estar de acuerdo” significa además, adherir a una opinión o acción ajena. Ejemplo: “estoy de acuerdo con los principios democráticos”, o “estoy de acuerdo con la rebaja impositiva”.