Concepto de asueto

La palabra asueto se originó en el latín “adsuetus”, siendo el participio del verbo “adsuescere” que puede traducirse como “habituarse” o “acostumbrarse”.

Los días o partes de ellos destinados al descanso escolar y/o laboral, por obra de la costumbre, son los que actualmente se conocen como días o jornadas de asueto.

La diferencia entre un asueto y un feriado, en Argentina, que frecuentemente son usados como términos sinónimos, es que estos últimos deben ser determinados por leyes nacionales, mientras que los asuetos pueden ser establecidos a nivel nacional, provincial o comunal, y abarcan desde unas pocas horas hasta uno o dos días. Esto es así en Argentina en virtud de la reforma constitucional de 1957, donde las provincias delegaron en las autoridades de la nación la atribución de dictar leyes de fondo (de contenido específico y no de índole procesal) entre ellas las laborales.

Concepto de asueto

Por ejemplo, el 25 de diciembre es feriado nacional por la celebración de Navidad, pero suele declararse el día anterior, 24 de diciembre, asueto administrativo.

En los colegios es frecuente que tras ser usados para sufragar en las elecciones democráticas, lo que acontece los domingos, sea necesaria su limpieza y desinfección, y por ello, para efectuar la higiene correspondiente antes de retomar la rutina escolar, suele darse asueto en el turno mañana. Otros asuetos son por ejemplo, por el día del estudiante, por el día del maestro o por el aniversario de la ciudad.

Los días de asueto, facultan al empleador a peticionar a sus empleados que se presenten o no a sus puestos de trabajo (no es obligatorio pagar un plus si se resuelve que se va a trabajar un día de asueto).