Concepto de avenimiento

La palabra avenimiento es el resultado y la acción del verbo avenir, que proviene en su etimología del latín “advenīre” con el significado de reconciliación o concordancia entre partes con intereses contrapuestos. Consiste legalmente en un acuerdo de partes por el cual se ponen fin a sus diferencias, terminando el litigio.

Es por lo tanto un concepto muy utilizado en el campo del Derecho Procesal, siendo un modo de conclusión del proceso que puede ocurrir por la propia actuación de los litigantes o por el llamado del Juez a conciliación, a fin de evitar las dilaciones y costos en la resolución del caso que demandan la continuidad del trámite hasta la sentencia, pudiendo resolverse de modo más rápido y voluntario. En el acta de avenimiento que se firma cuando se arriba a un acuerdo en la reunión conciliatoria, o en el escrito de avenimiento que las partes redactan de común acuerdo, en ambos casos avalados por el juez actuante, se fijan las condiciones en que se firma y lo que cada parte se compromete a hacer o no hacer. El avenimiento homologado por el Juez hace cosa juzgada, o sea no es susceptible de apelación.

Concepto de avenimiento

Se aplica en la mayoría de los procesos contradictorios, entre ellos los laborales o la quiebra. En este último caso no es necesaria la homologación del Juez.

En el Derecho Penal el avenimiento era una figura contemplada por el artículo 132 del Código Penal argentino, que permitía extinguir la acción penal si la víctima de un delito sexual aceptaba un avenimiento con el imputado. Se requería que fuera solicitad por la mujer mayor de 16 años, con relación afectiva previa con el acusado, con expresión libre de su voluntad y en igualdad de condiciones con el victimario. Se trataba de una medida excepcional que los jueces debían merituar en cada caso. Sin embargo un homicidio perpetrado en circunstancias en que la víctima había solicitado el avenimiento y éste le fuera judicialmente concedido hizo que esta posibilidad de avenimiento penal fuera derogada. Carla Figueroa, fue quien en diciembre de 2011 terminó su vida en manos de quien ella perdonó, padre su hijo, y que estaba cumpliendo una condena por violación en su contra, y que motivó que nunca más pudiera solicitarse el avenimiento para delitos sexuales, sustituyéndose el citado artículo 132 en el año 2012.