Concepto de balance

Del latín vulgar “Bilancia” pasó al francés y al español, teniendo un significado similar al de balanza, queriendo aludir al equilibrio entre lo colocado sobre dos platos, aplicado en varios casos:

Aplicado a los cuerpos que se mueven oscilando entre un lugar y otro, en situación de “balanceo” tratando de no caer, y también a aquellas voluntades que no se deciden a actuar, estando vacilantes.

Con fines contables, se refiere al estado de un patrimonio relacionando su activo (lo que la empresa tiene) y su pasivo (lo que debe) lo que da como resultado el patrimonio neto, al deducir el pasivo del activo. Será positivo si el activo supera al pasivo y negativo en caso inverso. Si bien pueden realizarse en cualquier momento para analizar la situación económica de las entidades (balance de comprobación), las empresas societarias y entidades bancarias deben realizarlos obligatoriamente anualmente, y darlos a publicidad, para verificar su liquidez. De igual modo, como balance, se conoce el documento en que se plasma por escrito ese estado patrimonial.

Se llama balance de conciencia el que realizan las personas comparando sus actitudes buenas y malas, a efectos de evaluar su comportamiento como ético o no.

Se aplica también al movimiento de las naves que al surcar las aguas van de babor a estribor o viceversa.

El balance natural es el que mantiene en equilibrio las fuerzas de la naturaleza sin intervención de la mano del hombre. Justamente cuando éste modifica la naturaleza altera ese balance natural con graves consecuencias para los ecosistemas.

Balance térmico es la cantidad de energía calórica que consume una máquina de vapor en el transcurso de una prueba.