Concepto de cláusula

La palabra cláusula procede etimológicamente del latín “clausŭla”, a su derivado de “clausus”, cuyo significado es “cerrado”.

Jurídicamente las cláusulas son las secciones que contienen los documentos legales y que establecen las condiciones a las que deben sujetarse las partes, por ejemplo: “En el contrato de alquiler existe una cláusula que impide el subarriendo”, “Si no abono las cuotas en tiempo y forma, una cláusula del contrato me establece intereses punitorios”, “Mi tío me nombró heredero en su testamento pero puso una cláusula que me obliga a no vender su casa por diez años” o “La cláusula de no poder viajar con mi mascota en avión ha sido dejada sin efecto por la nueva ley”.

Concepto de cláusula

Las cláusulas contractuales pueden ser establecidas de mutua conformidad o ser impuesta por una sola de ellas, lo que sucede en los contratos de adhesión, y en este caso, alguna o algunas de ellas pueden resultar abusivas, llamándose cláusulas leoninas. Preservando el contrato, legalmente estas cláusulas son nulas, ya que son contrarias a la equidad y la buena fe.

El nombre de “leoninas” de estas cláusulas se originó en una fábula de Esopo, donde un león basándose en su fuerza, estafó al resto de los animales que habían participado con él en la cacería de un ciervo, quedándose él solo con toda la presa.
En Lingüística las cláusulas son las oraciones, o sea el conjunto integrado por palabras que tienen un sentido completo, o también designan a las suboraciones, o sea a las proposiciones que dependen de una oración mayor en las que se encuentran contenidas..
En Música, las cláusulas o cadencias son piezas cortas muy frecuentemente utilizadas en la Edad Media, que le otorgan suavidad a la polifonía, requiriéndose dos voces en contrario al menos. A la voz del tenor que se tomaba como base, se la complementaba con una voz superior; a fines del medioevo también se usaron en una voz.