Concepto de comodato

La palabra comodato procede del latín “commodatum” con el significado de “provecho” está integrada por “com” = “con” y por “modus” = “modo”.

El comodato es jurídicamente un contrato real, unilateral, donde una persona le cede a otra una cosa que es suya o que tiene legalmente en su poder (por usufructo o alquiler) gratuitamente, para que la use por cierto tiempo, conforme a lo pactado, o en su defecto, al destino del bien; sin goce de sus frutos o aumentos, y luego se la devuelva. Debe ser un bien no consumible (o si lo son, se prestan con la condición de que no se consuman) porque se debe devolver el mismo objeto, mueble o inmueble prestado. Puede ser una casa, un local de negocios, un automóvil, un módem de Internet, un teléfono celular, una bicicleta, etcétera.

Concepto de comodato

En el Código Civil español se distingue en su artículo 1740 el comodato que es el préstamo gratuito de cosas no fungibles, y el préstamo propiamente dicho que es de cosas fungibles, entre ellas el dinero.

El uso del comodato es muy antiguo y estuvo jurídicamente regulado por el Derecho Romano, antecedente de nuestro Derecho Occidental, que lo tomó casi sin variantes.

El que cede el uso de la cosa se llama comodante y el que recibe el beneficio se denomina comodatario, que debe conservar la cosa de modo diligente para restituirla en el mismo estado en que la recibió, salvo que el deterioro no obedezca a su culpa. Los gastos extraordinarios corren por cuenta del comodante.

El contrato de comodato se usa entre particulares y también en el Derecho Administrativo.