Concepto de concordato

Del latín “concordatum”, integrada por el prefijo de unión “con” y “cordis” aludiendo al corazón o a lo sentimental, la palabra concordato puede definirse como un acuerdo entre la máxima autoridad de la iglesia católica, la Santa Sede y una organización jurídico- política, un Estado, para regir sus relaciones. Se trata de un tratado bilateral entre sujetos de Derecho Público Internacional, y de cumplimiento obligatorio, que la Santa Sede realizó con casi todos los países del mundo para delimitar sus competencias respectivas y que reine la armonía entre el poder temporal y el espiritual, tendiendo a sus mutuos intereses, reconociendo en todos ellos, el libre ejercicio del culto y su jurisdicción eclesiástica, salvo con aquellos con los cuales no mantiene relaciones, como China, Afganistán, Corea del Norte o Arabia Saudí.

Concepto de concordato

En España, por el concordato de 1979 con la Santa Sede, se sustituye el que se había firmado durante el régimen de Franco, donde España era un estado confesional y católico, para dar lugar a un Estado mucho más laico, pero sin embargo se exime a la iglesia de cargas impositivas, sobre el consumo, la renta, por contribuciones urbanas, etcétera, y además garantiza la educación religiosa cristiana en las escuelas públicas, lo que abre una gran polémica, ya que por un lado tiene la iglesia un privilegio por sobre todas las demás instituciones religiosas y ciudadanos en general, y por el otro, los alumnos que no deseen recibir educación religiosa deben ser educados en alguna otra asignatura que tal vez le sea irrelevante, debiendo segregarse del resto de sus compañeros.

Por extensión, también se denominan concordatos los acuerdos entre otras autoridades religiosas, cristianas y no cristianas que celebran con los Estados.

En el Derecho Comercial se conoce como concordato al acuerdo judicial o extrajudicial que se establece entre deudor y acreedor o acreedores, por el cual el o los últimos, le conceden al primero, facilidades de pago, una quita parcial o nuevos plazos, para que pueda cumplir con la obligación asumida.