Concepto de condena

Condena es la acción y el resultado del verbo condenar, que proviene etimológicamente del latín “condemnare” palabra integrada por el prefijo que indica reunión: “con” y el verbo “damnare” de “damnum” = deuda. Es por ello que una condena se refiere a la declaración que ordena que alguien pague una deuda. Es la imposición de un castigo de modo compulsivo, como ocurre con las condenas judiciales, que se aplican luego del proceso judicial correspondiente, y a través de la sentencia con la que concluyen.

Concepto de condena

En los procesos civiles las condenas son siempre pecuniarias, por ejemplo, aquellas que se imponen para indemnizar daños y perjuicios y las condenas en costas (por los gastos del proceso). En sede penal las condenas pueden ser dinerarias (multas) pero también privativas de libertad (prisión o reclusión) las que se gradúan por parte del Juez en su sentencia entre un mínimo y un máximo fijado por la ley penal. Las condenas a muerte solo existen en aquellos países que ya cuentan con ellas en sus ordenamientos, pero la ONU las excluye como posibilidad futura. Algunas condenas son de cumplimiento efectivo y otras se dejan en suspenso o son condicionales. Las condenas se tornan firmes una vez agotadas todas las apelaciones posibles.

Condena social es aquella que independientemente de la que imponen los órganos de justicia de un Estado, establecen los miembros de la comunidad frente a lo que consideran conductas indeseables. Quienes merecen a juicio de la sociedad, estas condenadas, son excluidos, discriminados, se les retira el saludo, se los señala, etcétera. Ejemplo: “A pesar de haber sido sobreseído por la justicia, el hombre golpeador no consigue trabajo en su pueblo, como resultado de la condena social”.

Las adversidades de la vida suelen ser vistas por la gente como una condena injusta. Ejemplos: “Sufro una enfermedad incurable que me condena a esta silla de ruedas” o “Mi trabajo es tan esclavizante que es una condena, me quita la libertad y la alegría”.

La primera novela corta del escritor Franz Kafka que data de 1912, lleva por título “La Condena”, y su tema es el complejo edípico.