Concepto de consentimiento

La palabra consentimiento es de origen latino. Se conforma con el prefijo de unión o colaboración “con” y con el verbo “sentire” = “experimentar sensaciones”.

El consentimiento resulta de la acción de acordar, de ponerse de acuerdo, expresando una voluntad coincidente a la propuesta, para accionar en conjunto, o permitiendo que se realice la acción. Puede usarse en nuestra vida cotidiana, sin efectos legales, por ejemplo: “Mi papá me ha dado su consentimiento para quedarme a dormir en tu casa” “Tengo el consentimiento de mi novia para irnos juntos de vacaciones” o “Tengo el consentimiento de mis padres para estudiar en el extranjero”.

Concepto de consentimiento

El consentimiento en el Derecho civil y especialmente en materia contractual es muy importante, ya que todo contrato sinalagmático o bilateral necesita el acuerdo de los contratantes expresado válidamente, para tener efectos jurídicos. Quien brinda su consentimiento para obligarse debe tener capacidad para ello o estar representado legalmente por sus tutores o curadores. La aceptación de herencias implica también consentir sobre la liberalidad recibida. El consentimiento debe estar expresado en forma libre, por lo cual hacen anulable el acto si se dio mediando violencia, dolo o error excusable. Hay fuentes de obligaciones que no necesitan del consentimiento y ellas son los delitos.

En las uniones matrimoniales el consentimiento de los cónyuges es fundamental, y siendo un acto personalísimo se necesita que sean capaces en cuanto a su edad y capacidad de entender la trascendencia del acto. En este caso no puede ser dado el consentimiento por medio de los curadores del insano.

Para realizar a los pacientes tratamientos que importen riesgo para su salud, los médicos deberán hacerles firmar un consentimiento informado, que avale que el enfermo está al tanto de la práctica médica que se le realizará y sus posibles efectos.

En otro sentido consentir a alguien es darle los gustos, mimarlo, estar de acuerdo con sus caprichos. Ejemplo: “No consientas tanto a tu nieto, se convertirá en un hombre muy caprichoso y egoísta”.