Concepto de contribución

La palabra contribución proviene etimológicamente del latín “contributionis”; y alude, referido a acciones humanas, a sumas de dinero o bienes en especie, o trabajo o ideas que se deben dar para financiar algún proyecto de utilidad común; para realizar alguna tarea grupal; para integrar una sociedad; como beneficencia o como carga pública. Algunas son voluntarias, y otras forzosas, cuando derivan de una ley.

Se basa en los conceptos de solidaridad y cooperación, por ejemplo: “Me pidieron una contribución para un comedor que alimenta a niños carenciados” o “Di una contribución en libros para el colegio de mis hijos” o “contribuí con mi trabajo a levantar estas paredes” o “la publicación de su libro fue una contribución a la cultura” o “El Estado me obliga a pagar contribuciones por haber asfaltado las calles”. Éstas últimas son tributos establecidos como contraprestación por obras o servicios recibidos por el contribuyente, que lo han beneficiado. Quien aporta una contribución se denomina contribuyente.

Todo aquello que permite que algo se realice, que llegué a su meta buena o mala, es una contribución, para dicho fin, aunque no provenga de la acción humana: ejemplos: “La lluvia hizo su contribución para arruinar la fiesta que habíamos organizado al aire libre” o “El factor tiempo fue una gran contribución para olvidar la desgracia que le tocó vivir”.

En Economía, se denomina contribución marginal o margen de ganancia, a la ganancia o beneficio real que obtiene el vendedor o fabricante, al vender el producto luego de descontar el costo de la mercadería en el primer caso, o los gastos de fabricación en el segundo.