Concepto de convenio

Convenio deriva del latín “convenire” con el significado de dirigirse hacia un mismo lugar. Se utiliza en general, como sinónimo de pacto o contrato, aunque en sus orígenes, el Derecho Romano los diferenciaba, siendo el convenio todo tipo de acuerdo, que se integraba con los pactos que se hacían sin formalidades y originaban obligaciones sin acción legal, llamadas naturales; y con los contratos, que por respetar las formas, hacían surgir obligaciones civiles.

Actualmente todos esos términos (convenios, pactos o contratos) se usan de modo indistinto, en algunos países, como en Argentina, por ejemplo, el artículo 1171 del Código Civil, tratando del objeto de los contratos, nos dice cómo determinar una suma de dinero a efectos de que se cumpla “la convención”, y el artículo 1184, nombra las convenciones matrimoniales, entre los contratos que deben celebrarse con escritura pública. Suele aplicarse la palabra convenio a los convenios matrimoniales, a los convenios de honorarios, etcétera, y contratos a los contratos de compra venta, locación, de trabajo, etcétera.

Sin embargo, en México, aparece más clara la distinción, ya que el Código Civil del Distrito Federal en su artículo 1792 nos dice que los convenios son acuerdos entre dos o más personas, cuyo fin es la creación, transferencia, modificación o extinción de obligaciones, aclarando el artículo 1793, que dentro de los convenios (que serían el género) los contratos son aquellos que crean o transfieren obligaciones o derechos.

Se requiere en todos los casos que al menos dos partes con capacidad suficiente, arriben a un acuerdo expresando su voluntad libre de vicios (error, dolo o violencia) pues si los hubiera el convenio podría ser judicialmente anulado si un interesado lo demandara en sede judicial.

Los convenios pueden hacerse en forma verbal o escrita, salvo que las normas legales exigieran la firma de algún documento u otras solemnidades especiales, por ejemplo, celebrarse ante escribano público.