Concepto de corretaje

El corretaje es una actividad frecuente en el comercio, y consiste en actuar como intermediario o facilitador en las operaciones comerciales, acercando a quienes demandan un producto a quienes los ofrecen, sin mandato de ninguna de ellas, recibiendo un porcentaje del monto de la operación como pago por su gestión, que también recibe el nombre de corretaje o comisión.

En el artículo 1345 y siguientes del nuevo Código Civil y Comercial de la República Argentina, con vigencia desde mediados de 2015, se define el contrato de corretaje, que se da entre el corredor, y las partes involucradas en el negocio. El corredor es el intermediario o mediador, que sin poseer relación de dependencia o ser representante de ninguna de las partes involucradas en el o los negocios, interviene mediando en su negociación y conclusión. Se exige habilitación para actuar en el corretaje, y pueden serlo tanto personas físicas como jurídicas. El corredor puede actuar para ambas partes, recibiendo la comisión de cada una de ellas, o cada parte puede tener su respectivo corredor y abonárseles por separado. La comisión debe pagarse si el corredor ha cumplido su gestión, aunque el negocio no se celebre por circunstancias externas o voluntad de una o ambas partes. Solo no se abona comisión, si no se cumple la condición suspensiva a la que el negocio estuviere sometido, o si el negocio se anula por ilicitud del objeto o condiciones personales de las partes.

Concepto de corretaje

Es muy frecuente el uso de este contrato de corretaje en las operaciones inmobiliarias, donde quien desea vender su inmueble (terreno, casa, departamento o local de negocio) deja en manos del corredor la búsqueda de los posibles interesados, y éstos a través de los corredores conocen las ofertas y contratan con mayor confianza asegurándose de que no serán engañados en la transacción, por ejemplo que no les venderán un inmueble gravado o afectado por alguna medida que los perjudique.