Concepto de cosa juzgada

Recibe en Derecho, el nombre de cosa juzgada cualquier asunto que luego de haber sido objeto de resolución por parte de los organismos judiciales competentes, haya llegado a una resolución (sentencia) por parte de los jueces de última instancia, lo que no permite que entre la mismas partes y por idéntico objeto la cuestión controvertida sea objeto de un nuevo juzgamiento. Quien es nuevamente demandado por igual objeto y por igual actor, puede oponer la cosa juzgada como excepción perentoria.

Las pretensiones de las partes se deciden por parte de un Juez de primera instancia y es posible su apelación ante un tribunal superior, permitiéndose en ciertos casos acudir como tercera instancia a un tribunal supremo, que se ocupa en general de cuestiones de derecho y no de hecho, salvo que se decida por parte de tribunales de instancia única. La sentencia firme, que hace que la causa pase en autoridad de cosa juzgada, es la que recae en la última apelación posible o en la única instancia si resulta inapelable.

La cosa juzgada responde al principio “non bis in idem” que ya los romanos en su antiguo derecho habían incorporado a sus procesos judiciales, y permitía oponer la excepción de exceptio rei iudicatae para detener la acción.

El objetivo de la cosa juzgada es lograr estabilidad y seguridad en las relaciones interpersonales, y no estar sujeto constantemente a la zozobra por demandas futuras, luego de ya existir sentencia firme en un caso judicial. También evita erogaciones innecesarias, ya que todo juicio implica movilizar el aparato judicial, y es principio de economía procesal no hacerlo más de una vez.