Concepto de deportación

Los Estados están conformados por fronteras que establecen los límites de su territorio donde cada uno de ellos ejerce su soberanía, lo que implica mandar dentro de ese lugar imponiendo sus normas. Quienes viven en un Estado pueden hacerlo como ciudadanos o como extranjeros, que a su vez pueden ser legales o ilegales. Los extranjeros que habitan de modo legal en otro Estado, mientras no cometan delitos, en general no son objeto de deportación, que significa echarlos del país donde están residiendo, pero sí lo son, aquellos que han ingresado ilegalmente, y los que habiéndolo hecho de modo legal se ha vencido su permiso o no se cumplen las condiciones que tenían al entrar, o han cometido algún hecho ilícito. Las deportaciones pueden ser individuales o grupales.

A lo largo de la historia no siempre fue así, y muchas veces se deportaron personas totalmente inocentes que residían legalmente en un lugar, por razones políticas, étnicas o religiosas, tal por ejemplo las deportaciones que sufrieron en la antigüedad los judíos hacia Babilonia donde permanecieron en esclavitud. En el siglo XV los judíos fueron deportados de España, por los Reyes Católicos que firmaron contra ellos un decreto de expulsión sin posibilidad de regresar, salvo que renegaran de su fe y abrazaran el cristianismo. Durante la Primera Guerra Mundial fueron deportados en condiciones infrahumanas, los armenios, entre 1915 y 1923 por parte del Imperio Otomano, pereciendo muchísimos de los desterrados al ser obligados a caminar por el desierto sin provisiones. Durante la Segunda Guerra Mundial los nazis deportaron judíos hacia los campos de concentración donde trabajaban hasta la muerte o directamente eran asesinados.

Actualmente la facilidad de las comunicaciones, y el mundo globalizado, que ha establecido enormes diferencias entre países ricos y pobres ha creado una creciente inmigración hacia países del primer mundo, entre ellos especialmente Estados Unidos, que es famoso por la deportación masiva de inmigrantes ilegales, especialmente mexicanos, que buscando mejores condiciones de vida se instalan allí, atravesando la frontera, obviando los correspondientes controles.