Concepto de divorcio

Divorcio es una palabra de origen latino, ya que proviene de “divortium” vocablo compuesto, integrado por “di” = “división” y por el verbo “verto” = volver, sirviendo para designar en sus inicios a las tierras que estaban en los lados opuestos del mar, divididos por sus aguas.

En la Antigua Roma la división a la que se aplicó el término divorcio era a la de los cónyuges unidos en matrimonio, siendo una práctica bastante habitual hasta que el arribo de la fe cristiana en el siglo IV comenzó a ver esta institución de modo desfavorable, limitando la posibilidad de usarla en pocas y muy limitadas ocasiones, al aparecer el matrimonio como un sacramento, y unión indisoluble avalada por Dios, que el hombre no puede separar. La iglesia permitía en ciertos casos muy graves, solo la separación de cuerpos, pero el vínculo subsistía aunque se cesara la convivencia.

Concepto de divorcio

La fe cristiana dominó las legislaciones de occidente desde entonces, incluso quedando las cuestiones matrimoniales bajo la jurisdicción eclesiástica durante bastante tiempo; siendo el divorcio impensable, sobre todo en lo que respecta a la posibilidad de que los cónyuges pudieran casarse de nuevo. La secularización que acompañó al proceso revolucionario del siglo XVIII posibilitó la aceptación del divorcio, el que por primera vez fue legalmente aceptado en 1804 por el Código Civil francés de ideología liberal.

Los países fueron poco a poco imaginando la posibilidad de incorporar a sus leyes el divorcio vincular. En España fue aceptado el divorcio en la Segunda República (1932) que permitió que pudiera ser peticionado de común acuerdo o por uno solo de los esposos, aunque en este caso invocando causales importantes. Sin embargo la influencia de las tradiciones cristianas fue fuerte y la ley se derogó el 23 de septiembre de 1939. Hubo que esperar hasta 1981 para que se restableciera el divorcio en España, ley reformada en 2005.

En América Latina, si bien Uruguay consagró el vínculo matrimonial como indisoluble en su Código Civil de 1869, ya en 1907 se dictó la ley 3245 que aceptaba el divorcio. En Argentina recién se aceptó el divorcio vincular en 1987 y en Chile en 2004.