Concepto de donación

La donación consiste en una liberalidad voluntaria, entre personas vivas, necesitándose la intervención de dos partes, una que realiza la disposición gratuita de uno o varios bienes de su propiedad o de los que por cualquier título esté facultado para disponer, y la otra, llamada donatario que tiene la facultad de aceptarla o rechazarla, sin necesidad de entregar a cambio una contraprestación, salvo que se realice una donación con cargo.

Proviene la palabra donación de un vocablo griego, y significa cosa dada en don, como regalo o presente, siendo su objeto cualquier cosa que se halle en el comercio, no comprendiendo bienes futuros.

La donación implica que el patrimonio del donante se reduzca, y acreciente el del donatario. Puede el donante con respecto a lo que dona, reservarse el usufructo (o sea, entrega la propiedad pero se guarda su uso o goce por un tiempo preestablecido por contrato, o durante toda su vida, si el pacto guarda silencio al respecto). Esta reserva es obligatoria cuando el donante dona todos sus bienes.

Puede arrepentirse el donante de realizar la donación mientras ésta no haya sido aceptada por el donatario.

Están prohibidas las donaciones entre esposos. Las donaciones que se hicieran afectando la legítima de los herederos forzosos pueden ser susceptibles de reducción, y se llaman donaciones inoficiosas.

En el antiguo Derecho Romano fueron aceptadas las donaciones “mortis causa”, o sea las que se diferían a la muerte del donante, que debía ocurrir antes que la del donatario. Actualmente este tipo de donación no vale como tal, sino como testamento, si cumple las formalidades requeridas para el mismo.

La donación de órganos es la entrega a título gratuito de uno o más órganos de una persona viva, en este caso se dona sangre, parte del hígado, un riñón; o de una persona fallecida, como en el caso de córnea, corazón o pulmones, a otra persona con el fin de preservar a ésta última en su vida o su salud.