Concepto de emancipación

La emancipación es la acción de emancipar, y su efecto. El verbo emancipar procede del latín “emancipare” integrado por el prefijo de exclusión “e” y por “mancipium” término que a su vez se derivó de “manus” en el sentido de “mano”, como toma de posesión y “capere” con el significado de tomar o agarrar. La emancipación tenía por ende en la antigüedad romana, la finalidad de sacar a alguien del poder familiar, detentado por el pater.

En sentido amplio la emancipación supone la ruptura, individual o grupal, con todo vínculo de sujeción, ya sea familiar, político, ideológico, religioso, etcétera.

Concepto de emancipación

Cuando los menores de edad se casan con autorización paterna o judicial, se produce su emancipación, donde el menor ya no está sujeto a la patria potestad de sus padres, o a la tutela, en su caso. En países donde la mayoría de edad se alcanza a edades más tardías, se permite a los padres emancipar a sus hijos a partir de los 18 años de edad, pudiendo también ser solicitada a un Juez o Tribunal en caso de oposición paterna.

En los procesos revolucionarios, donde las colonias se proclaman independientes respecto de su metrópoli, también se habla de emancipación: “Las colonias americanas se emanciparon de España a principios del siglo XIX, por influencia de la Revolución Francesa y las ideas de la Ilustración”.

En las ideas marxistas, el dominio del capitalismo sobre la clase obrera debe terminar con la emancipación de este grupo sometido, a partir de la lucha de clases.

La emancipación de la mujer, hace alusión a la independencia progresiva que fue conquistando la mujer en Occidente, que la fue equiparando al hombre en su participación familiar, social y política (patria potestad compartida, derecho al sufragio, acceso a cargos empresariales y de gobierno, etcétera).