Concepto de Empleo

Empleo puede entenderse como la ocupación u oficio, que desempeña una persona en una unidad de trabajo, que le confiere la calidad de empleado, o desde el punto de vista del empleador, como aquel que ocupa a alguien en un puesto laboral, generando empleo, como sinónimo de trabajo.

En un sentido más general emplear algo es utilizarlo, ya se trate de herramientas, animales o personas, en pos de un objetivo, por ejemplo, empleo vacas para arar el campo, o empleo ruedas para mover vehículos. En el caso del empleo humano, se trata también del uso del esfuerzo humano, por sí mismo, u otra persona, que a partir de la abolición de la esclavitud en el siglo XIX, debió utilizarse a cambio de un salario.

La situación de las sociedades con respecto al empleo, o sea si las personas en edad productiva, consiguen o no trabajo, luego de emprender su búsqueda, es uno de los índices que mide su desarrollo. Los países más evolucionados tienden al pleno empleo, o sea, a que la oferta y la demanda laboral se correspondan. En países subdesarrollados abunda el desempleo, mano de obra ofrecida, pero que no consigue trabajar, o el subempleo, donde personas capacitadas, deben conformarse con realizar trabajos de menor jerarquía o trabajar menos horas que las que necesitan o desean. En estos estados es muy habitual la existencia de empleos en negro, o ilegales, donde los trabajadores, no gozan de los beneficios de las leyes laborales, como obra social, aguinaldo, vacaciones pagas, etcétera.

No todos los que emplean su fuerza de trabajo lo hacen para otros. Hay personas que lo hacen para su propio beneficio, llamándose esta forma auto-empleo, donde el uso de su propia fuerza de trabajo, le proporciona ganancias, o a veces, pérdidas, ya que esta actividad de trabajadores autónomos les lleva aparejada la idea de riesgo. Los asalariados, que ponen su fuerza de trabajo para que sea empleada por otro u otros, no tienen riesgo, pues reciben a cambio una retribución por sus servicios, aunque salvo en trabajos de jerarquía los asalariados no pueden aspirar a grandes sueldos.