Concepto de endoso

Endoso es el resultado de la acción de endosar, palabra que en su origen nos remite al francés “endosser” y se refiere en Derecho Comercial, a la constancia que se coloca al dorso de un documento comercial, permitiendo su transmisibilidad, siendo una ordenanza francesa de 1673 la que reguló esta institución en forma legal.

El endoso, al permitir el traspaso de la titularidad de un documento a la orden de una persona a otra, sirve como instrumento de pago y de crédito, tal como ocurre en la letra del cambio y en los cheques, donde la promesa de pago puede circular de una persona a otra.

Si una persona recibe un cheque como medio de pago o cancelación de una obligación, librado a su nombre, puede cobrarlo, o endosarlo a favor de un tercero, firmándolo en el dorso, para con ello cancelar otra obligación que tiene con esa persona. Ésta puede cobrarlo, o endosarlo a su vez a otro acreedor suyo, y así circula hasta que alguien lo cobra.

Al endosarlo, o sea firmar al dorso del documento, se expresa la voluntad formal y unilateral de transferir la propiedad de ese título y de los derechos en él contenidos. No puede el endoso estar sujeto a condiciones, ni hacerse de modo parcial. Cada vez que se produce un endoso, el endosante se transforma en garante de pago.

Además del endoso en propiedad, al que nos hemos referido, también existe el endoso en procuración, que debe contener esta modalidad en palabras tales como “al cobro” o “en procuración” que no transfiere la propiedad del documento sino que convierte al endosatario, en una especie de mandatario del titular del documento.

Por extensión, se aplica la palabra endoso, al traspaso que se hace de una obligación de una persona a otra, por ejemplo: “me han endosado el cuidado del hijo de mi prima”, “la maestra me ha endosado la tarea de ayudar a los alumnos con problemas de aprendizaje”.