Concepto de estrado

La palabra estrado se originó en el latín “stratum” y se usa para designar un sitio que se coloca privilegiadamente en un lugar alto dentro de un salón de actos o de audiencias, para destacar lo que allí sucederá y pueda ser visto por todos los presentes. Suele también colocarse en los recintos, como tarima, cuando se cuenta con la presencia de un rey u otro mandatario.

En la Biblia, es Jerusalén la tierra a la que se considera metafóricamente como el estrado de Dios, mientras que también a sus enemigos se los considera como estrados de los pies del Señor.

Concepto de estrado

Su uso más extendido es el ámbito jurídico, donde se denomina estrado al lugar dentro de un tribunal de justicia, generalmente también ubicado a una altura superior, donde se sienta el Juez, y donde suben los testigos a declarar y se les toma juramento. Ejemplos: “El Juez solicitó a los abogados de las partes acercarse al estrado”, “Se llamaron muchos testigos al estrado y todos estaban sumamente nerviosos” o “El acusado se rehusaba a mirar hacia el estrado donde declaraban en su contra”.

Existen algunas notificaciones judiciales que se hace en los estrados del juzgado que se disponen cuando no deben hacerse en el domicilio personal constituido por las partes, o que habiendo concurrido a ellos el oficial de justicia, no encontró a nadie o se trataba de un domicilio inexistente. Entonces, para notificarse, se debe concurrir al juzgado, y no podrá alegarse desconocimiento de la situación. El artículo 41 del Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia de Buenos Aires (Argentina) hace alusión expresa de considerar constituido el domicilio en los estrados del Juzgado cuando no se hubiera constituido domicilio o no compareciera el que fue citado legalmente, salvo la declaración de rebeldía.