Concepto de exégesis

La palabra exégesis en cuanto a su origen etimológico nos remite al griego ἐξήγησις, cuyo significado es extraer el sentido, relatar o explicar. Su uso más extendido es en el ámbito teológico, y es un método que se utilizó para interpretar el Antiguo Testamento, el Evangelio, el Corán y el Talmud, entre otros textos sagrados, antiguos y misteriosos que necesitaban ser explicados y contextualizados.

Cuando alguien interpreta el sentido de un texto trata de obtener, desentrañar y rescatar, lo que pensó y sintió quien lo escribió, sin plasmar en esa misión sus propias visiones o sentimientos, porque en este caso, de interpretación crítica, se haría una eiségesis. La exégesis intenta lograr la objetividad, tomando las palabras empleadas en forma literal, y colocadas dentro de su contexto histórico.

Concepto de exégesis

En el ámbito jurídico también se usa la exégesis para interpretar textos legales. El método exegético fue el utilizado por los maestros juristas de la escuela de Bolonia a fines del siglo XI, que realizaron glosas para la interpretación literal del Corpus Iuris Civilis, compilación de leyes (leges) y opiniones de juristas (iura) romanos, que realizó el emperador Justiniano en el siglo VI. Para ello, emplearon glosas, interlineales y marginales, donde los términos o frases oscuros eran aclarados para facilitar la comprensión de la obra justinianea; por eso también se la denominó escuela de los glosadores.

Tras la Revolución francesa la exégesis o método exegético cobró gran fuerza para poner límites a la interpretación amplia de las leyes por parte del juez, basadas en su sano juicio, con el fin de impedir arbitrariedades y lograr más objetividad en el dictado de las sentencias, para concretar el principio de igualdad ante la ley.