Concepto de fuero

La etimología de fuero la hallamos en el latín “forum” que traducimos como foro, que era el lugar público, la plaza principal de un lugar, donde los romanos celebraban sus audiencias, especialmente allí se hacían los juicios, donde se aplicaba la ley. Tomando este sentido jurídico de foro, en la Edad Media el vocablo foro, comenzó a aplicarse al conjunto de normas jurídicas aplicables a determinados territorios o a ciertos conjuntos de personas.

El Fuero Juzgo, es el título del código de leyes de la monarquía visigoda del siglo VII, que contiene en sus doce libros, alrededor de quinientas leyes. Rigió hasta fines del siglo XIX cuando fue sancionado el Código Civil.

Concepto de fuero

El Fuero Real o Fuero de las Leyes, eran concesiones del rey a distintas ciudades, para lograr la unificación legislativa que acompañara a la territorial, basándose en el Fuero Juzgo y además, en otros Fueros castellanos. El rey Alfonso X de Castilla, estableció el Fuero Real por sobre las normas locales arbitrarias de los señores feudales, combatiendo en buena forma los privilegios de la nobleza, y fue un modo de recuperación del poder real que se había perdido en favor de los señores, durante la época medieval. Su aplicación alcanzó en sus comienzos a Aguilar de Campoo y Sahagún y luego a Valladolid en 1265.

Estos derechos eran concedidos a modo de privilegio a ciertas ciudades, y por extensión llegó a llamarse fueros a las concesiones especiales de las que gozan ciertos funcionarios públicos para poder desempeñar sus funciones eficazmente. Estos funcionarios son los integrantes del Congreso o Parlamento que gozan de inmunidad durante sus mandatos para tener independencia con respecto a los otros poderes del Estado, especialmente del Poder Ejecutivo, ya que era común en las monarquías, que los reyes acusaran a los legisladores de delitos, si osaban sancionar leyes que los perjudicaran. Para poder llevar a los legisladores ante el Poder Judicial se requiere que se cumplan ciertos procedimientos previos. En Argentina se debe efectuar el desafuero, para lo cual se debe contar con el voto de las dos terceras partes de la Cámara Legislativa que integra el acusado.

También se denomina fuero, a la jurisdicción que le compete a alguna autoridad para juzgar, en este caso hablamos por ejemplo de fuero penal, fuero civil, fuero militar o fuero eclesiástico.

El fuero interno, es el ámbito donde se juzgan internamente nuestras acciones individuales, o sea, es nuestra conciencia.