Concepto de gravamen

La procedencia de la palabra gravamen la hallamos en el latín “gravāmen” término que se compone del adjetivo “gravis” con el significado de grave, severo o pesado a lo que se añade el sufijo “amen” que convierte al vocablo en un sustantivo, por lo que pasa a designar una obligación o una carga.

Se aplica en general a las erogaciones que impone el Estado de manera coactiva y unilateral sobre los bienes de un contribuyente, ya sea sobre sus inmuebles, sus rentas, sus rodados, sus ganancias, etcétera. La justificación de la imposición de un gravamen, tributo o impuesto, es cubrir con la recaudación los gastos que realiza el Estado en sus funciones de utilidad común. No hay contraprestación personal del sector público para quien realizó la erogación sino que el beneficiario es la comunidad en su conjunto (con ellos se pagan la educación, la asistencia médica, la justicia y la seguridad en el sector público).

Concepto de gravamen

En Derecho Procesal se usa la expresión de gravamen reparable o irreparable, a los efectos de declarar la procedencia de un recurso. Un gravamen en este caso alude a cualquier perjuicio importante que sufre el sujeto en el campo procesal, y se considera que es irreparable en el caso de que no haya en sentido procesal otra oportunidad útil que permita reparar el costo que la resolución importa, porque ha vulnerado un derecho esencial.

A modo de ejemplos, citamos algunas normas del Código Procesal Civil y Comercial argentino que hablan de gravámenes, para justificar la procedencia de recursos. El artículo 238, otorga recurso de reposición solo contra las providencias simples, para que el mismo órgano judicial que las dictó pueda revocarlas; y en este caso el gravamen que ocasionan puede ser o no reparable. El artículo 242, referido al recurso de apelación ante instancia superior para las providencias simples exige que causen un gravamen imposible de ser reparado por la sentencia definitiva.