Concepto de inalienable

La palabra inalienable es de origen latino. Proviene de “inalienabĭlis”, vocablo compuesto por el prefijo negativo “in” y por “allienus” que significa “de otro”. Por eso podemos definir lo inalienable como una cualidad de las cosas materiales o inmateriales que impiden su transmisión a terceros.

Los bienes que revisten la condición de inalienables son aquellos que están fuera del patrimonio de los particulares, como lo son las cosas comunes (el aire, el mar o el calor del Sol) y las cosas del dominio público, como los parques, las plazas o los caminos públicos. Los primeros por ser naturalmente de todos, y los segundos por estar afectados al uso y/o al servicio de una comunidad, no pueden ser objeto de un contrato de compra-venta. Para que un bien resulte público debe haber sido afectado y colocado en esa calidad. Para poder ser privatizados y vendidos, se requiere que sean desafectados. En Argentina, el presidente Carlos Menem realizó esta tarea de vender bienes estatales, autorizado por la ley 23.696 conocida como ley de Reforma del Estado en 1989, con el fin de lograr mayor eficiencia en los servicios públicos y acrecentar el patrimonio fiscal, lo que resultó muy negativo.

Concepto de inalienable

Las personas poseen derechos naturales calificados como inalienables, concepción que fue variando a lo largo de la historia, ya que su reconocimiento data del pensamiento del Iluminismo del Siglo XVIII. El avasallamiento de estos derechos fue muy claro y feroz durante la Segunda Guerra Mundial, lo que obligó a la ONU a dictar una Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948) en que les daba entre otras características, la de inalienables. Los derechos humanos que hacen a la esencia de la persona, como la vida o la libertad no pueden ser objeto de transmisión, transferencia o enajenación, como sí se permitió cuando la esclavitud tuvo reconocimiento legal. El carácter de Derecho Natural de la propiedad y por lo tanto de inalienable es motivo de discusión, ya que si bien todos sabemos que el propietario puede voluntariamente transmitir ese derecho, el problema se plantea si el Estado puede proceder a su expropiación sin indemnización. El derecho de propiedad como derecho natural fue defendido por Locke y seguido por todos los defensores del capitalismo. Fue negado por Kant y los partidarios del marxismo.