Concepto de íntegro

La palabra íntegro llegó a nuestro idioma desde el latín “integrum”, conformada por el prefijo privativo “in” y el verbo “tangere” con el significado de “tocar”. Lo íntegro es entonces lo “no tocado, lo que está entero, lo que no ha sido mancillado, adulterado o deformado. Lo íntegro se conserva puro y virginal.

Se aplica en varios contextos:

En las cosas

Algo íntegro es lo que está entero, a lo que no le falta ninguna parte. Por ejemplo: “Este plato de comida está íntegro, no probaste bocado”, “He gastado mi sueldo íntegro, y ahora no sé cómo voy a vivir el resto del mes”, “La tarea la has hecho parcialmente, la maestra se enojará por no haberla hecha íntegra” o “La clase está íntegra, no falta ningún alumno”.

Concepto de íntegro

En lo humano

Con respecto a las personas, se habla de integridad moral cuando permanecen ajenas a toda corrupción, tienen una vida recta, honrada e intachable. Las personas íntegras son confiables, respetuosas, solidarias, sinceras y leales. Ejemplos: “Me gustaría encontrar un político íntegro, que sea digno de ocupar la representación de nuestro pueblo, pero me resulta extremadamente difícil” o “Un hombre íntegro difícilmente se hará rico en dinero, pero sí en amigos”.

Con respecto a la integridad física, hace referencia a estar en buen estado de salud, con el organismo funcionando de modo adecuado: “Me siento íntegro, he logrado reponerme de mi dolencia y ahora he recuperado mis fuerzas”.

En el Derecho

La integridad física y moral de los seres humanos en el sentido de no sufrir lesiones o menoscabos, debe ser garantizada por el orden jurídico, pues hace a su dignidad. El Código Penal argentino, por ejemplo, en el Libro Segundo, dentro de los delitos, en el título III, titula como “Delitos contra la integridad sexual” el abuso, la corrupción de menores, el secuestro con fines sexuales, etcétera. En el Código Penal español, su título VII es “De las torturas y otros delitos contra la integridad moral” (arts. 173 a 177).