Concepto de jurado

La palabra jurado, gramaticalmente es el participio del verbo jurar, que a su vez, proviene en su etimología del latín “iurāre” con el significado de dar a los dichos, opiniones o decisiones un alo de objetividad e imparcialidad al encomendar a alguien en quien uno cree o le interesa, el juicio sobre su conciencia, o sea en ámbitos donde la justicia de los hombres no puede ingresar: “te juro por Dios que digo la verdad”.

Los jurados son tribunales que se integran para decidir en conjunto determinadas cuestiones y evitar la parcialidad de que sea una sola persona la que lo haga, y muchas veces el juramento es simplemente una formalidad que no se cumple, por ejemplo en el caso de los jurados de concursos ya sean de belleza, literarios, de arte, ciencia, etcétera. Cada integrante individualmente también es denominado jurado, por ejemplo: “fui jurado en el concurso canino, pero me abstuve de votar pues uno de los perros era de un amigo”.

Si bien se aplica en otros países, en los países anglosajones existen los juicios por jurados para delitos graves, en su forma pura, donde un grupo de personas honorables, no vinculadas al aparato judicial son convocadas como carga pública y por sorteo (previo juramento) para dar su parecer al juez, antes de que dicte la Sentencia, y luego de apreciar las pruebas y escuchar los alegatos, sobre si un procesado penal, es hallado inocente o culpable del delito por el que ha sido imputado, dándole al pueblo la posibilidad de intervenir en la administración de justicia. En países como Argentina, si bien no se aplica, está previsto el juicio por jurados en la Constitución Nacional.