Concepto de ley

La ley contiene en su propia noción la obligatoriedad, y la necesidad de su cumplimiento. Las leyes pueden ser naturales, que rigen en todos los espacios de la creación, o establecidas por la autoridad estatal para reglar las conductas humanas. Ambas son impuestas sin participación de la voluntad de quien debe acatarlas, pero las leyes humanas pueden modificarse, mientras que las de la naturaleza no dependen de decisiones humanas, y por lo tanto son irrevocables, invariables y eternas. Por ejemplo, son leyes naturales, la ley de gravedad, o las leyes de la herencia genética.

La ley impuesta coactivamente a los habitantes de un Estado es, en sentido material, la regla general de conducta emanada de cualquier autoridad pública que pueda dictar normas generales y coactivas. En sentido formal, son solo las emanadas del Poder Legislativo nacional o provincial. Estas últimas pueden no ser generales, como cuando se dictan para otorgar una pensión a alguien en particular. En este caso, será una ley formal, pero no material, pues estas últimas siempre son generales, y no para una o varias personas específicas.

Si bien el Derecho posee varas fuentes, es la ley la principal, aunque la primera fuente del Derecho históricamente, haya sido la costumbre

Las leyes pueden ser prohibitivas, cuando niegan o vedan realizar un comportamiento bajo amenaza de sanción. Matar es una conducta vedada, al igual que robar o pasar conduciendo en un semáforo en rojo. Las leyes que obligan a una determinada conducta se llaman dispositivas, por ejemplo las que sancionan el abandono de persona, o las que establecen la obligatoriedad de celebrar ciertos actos jurídicos por escritura pública.

Según su contenido existen leyes penales, civiles, laborales, mercantiles, sucesorias, agrarias, etcétera.

Las leyes consideradas indispensables para el correcto funcionamiento social se establecen imperativamente, y los particulares deben acatarlas sin más. Pero hay otras leyes, interpretativas o supletorias que regulan situaciones jurídicas privadas, solo en caso de que las partes no hubieran acordado, por ejemplo en materia de contratos, donde rige el principio de que el contrato es “ley” entre las partes, entendiéndose por ley que las partes deben ajustar su conducta necesariamente a lo pactado.

La ley más importante de un estado es la Constitución Nacional, a la que todas las demás deben ajustarse. Si no lo hacen pueden ser declaradas inconstitucionales.