Concepto de libertad de expresión

Ser libre significa no tener ataduras físicas ni psicológicas para poder realizarnos en la vida, lo que no implica que existan ciertas restricciones legales o morales que si bien no permiten desplegar la libertad a nuestro antojo, se imponen para no avasallar la libertad de los demás, lo que en definitiva también se volvería en nuestra contra. Si tuviéramos la posibilidad de hacer lo que queramos, aún perjudicando a otros, éstos también podrían hacernos daño a nosotros. Es por ello que la libertad total no puede ni debe existir, para poder gozar de una sociedad segura.

Entre las libertades, la de expresión, es considerada como un derecho humano esencial en las sociedades donde impera la democracia, y así lo expresa el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948) reproducida por las constituciones de cada país ideológicamente tolerante, pero es la primera que se restringe en formas de Estado dictatoriales, donde sólo se puede opinar de acuerdo a la idea del gobernante o grupo de ellos. Fue valorada por los iluministas franceses, e inspiró las revoluciones de corte liberal. Su vinculación con la libertad de prensa es muy grande.

Nadie en ejercicio de este derecho puede ser molestado cuando emita o reciba opiniones, usando para ello cualquier medio oral, escrito o virtual, o realice investigaciones y comente sus resultados, siempre con el límite de no menoscabar otros derechos, ya que si bien puede expresarse lo que uno quiera, surge la responsabilidad por lo que escribió o dijo, si esto constituye una figura punible, por ejemplo si realiza apología del delito, calumnias o injurias.