Concepto de libertad religiosa

La libertad religiosa es el derecho que tiene una persona de poseer la fe que desee, o ser ateo o agnóstico, como creencia interior, y por lo tanto sin poder ser restringida; pero es también la facultad de exteriorizar esos sentimientos religiosos, cuando se los tiene, mediante el culto, que cada religión tiene previstos, y estos actos de culto son los que permiten la ingerencia del Estado para regularlos. En algunos casos, esos límites se imponen por motivos fundados, por ejemplo si afectan el orden público, la moral, la seguridad o los derechos de otros, pero en otros casos, la prohibición de ciertos cultos, obedece a razones discriminatorias.

La libertad religiosa fue una de las principales preocupaciones del Estado liberal que surgió luego de la Revolución Francesa de 1789, para independizar al poder temporal del espiritual, frente a la tradicional postura de la iglesia vinculada al poder, y a la educación religiosa en las escuelas públicas. Esto último fue una larga lucha, que aún subsiste en muchos casos.

La intolerancia religiosa motivó luchas sangrientas entre moros y cristianos, católicos y protestantes, persecuciones a judíos que se extremaron durante el nazismo, que incluyó también a los Testigos de Jehová, etcétera, es por ello que el anhelo de la libertad religiosa, si bien se ha plasmado en la mayoría de las constituciones de occidente, y en el Derecho Internacional, suele verse en la práctica limitado por actos discriminatorios e incluso ser objeto de atentados.

La religión es en general impuesta al individuo por mandato familiar, pero la libertad que posee como persona, le permite poder cambiarla o no adoptar ninguna cuando sea mayor.