Concepto de mandato

La palabra mandato procede etimológicamente del vocablo latino “mandātum”, el que a su vez es participo del verbo mandar, del latín “mandare” integrado por “manus” con el significado de “mano” y por “dare” que se traduce como “dar”, refiriéndose a la entrega de un asunto para que quede en manos de otro, que deberá encargarse de su realización o solución: “Me han dado el mandato de realizar las tareas domésticas esta semana, si no cumplo mi familia se enojará conmigo ya que hemos establecidos turnos” o “El mandato de mi jefe es que llegue temprano y cumpla mis tareas sin distraerme”.

Concepto de mandato

El mandato importa una relación de mando-obediencia entre mandante y mandatario, pudiendo ser el primero una persona física, jurídica, una idea, la propia conciencia, la naturaleza, etcétera. De esta manera podemos distinguir varias clases de mandatos:

Los mandatos religiosos, establecidos por cada credo en particular del cual podemos poner como ejemplo los Diez Mandamientos.

Los mandatos éticos o de conciencia, auto-impuestos: “No puedo resistir a ayudar a mi primo en esta situación tan penosa, aunque deba viajar muchos kilómetros y mi esposa se enoje por dejarle sola, mi conciencia me impone el mandato de cuidarlo”.

Los mandatos familiares son imposiciones que provienen de los valores y costumbres de cada familia, por ejemplo. “Deberé casarme con mi novia, pues nuestros mandatos familiares impiden la relación de convivencia sin matrimonio” o “Voy a estudiar medicina por mandato familiar, todos los miembros de la familia han seguido la misma carrera y no quiero defraudarlos”.

El receptor del mandato puede ser un sujeto o un objeto, por ejemplo, en este último caso cuando alguien le ordena a una máquina realizar una acción.

En Derecho, un mandato es un contrato, bilateral y revocable, por el cual el mandatario, recibe formalmente del mandante un poder para realizar un acto (poder especial) o cualquier acción no personalísima (poder general), obligándose por ello el mandante, pues el mandatario actúa por su orden y en su nombre. Ejemplo: “Vengo a firmar la escritura de compra venta de esta casa a nombre de mi mandante para lo cual exhibo el correspondiente poder”.

También es mandato el término que dura un funcionario público en sus funciones, habiendo recibido, en las democracias, el mandato, del pueblo que los eligió.